Branded content: de perseguir tu target a que este te busque

La publicidad tal y como la entendíamos está obsoleta. No tenemos que remontarnos a los tiempos en que el público se conformaba con un hombre subido en una diligencia pregonando las virtudes de algún elixir milagroso. La publicidad que hace tan solo unos pocos años resultaba eficaz no es capaz de responder a las necesidades del marketing actual.

 Nuestro target ha cambiado de manera impresionante en los últimos años, el público cada vez es más especializado y exigente, y demanda un tipo de publicidad no intrusiva. No está dispuesto a recibir aquella información que no requiere y menos incluida a la fuerza en medio de los contenidos que ha decidido consumir.

El branded content surge para hacer frente a este cambio de paradigma ateniéndose a la máxima “a todo el mundo le gusta comprar pero a nadie le gusta que le vendan”.

gestioncomercial1Ya hace años los encargados de la promoción de las marcas comenzaron a darse cuenta de este hecho. Por ello surgieron fenómenos como el Product Placement, donde se intentaba colocar una marca dentro de un contenido ajeno con el fin de que el consumidor recibiese el estímulo e incluso la información de una manera sutil. Refrescos consumidos por las familias en las series, coches conducidos por los héroes de muchas películas y un largo etcétera de productos llegan hasta el consumidor sin que en ocasiones este se percate siquiera de su presencia.

Sin embargo hoy en día este modelo publicitario se demuestra poco eficaz en un mundo donde cada vez la gente selecciona más los contenidos a los que accede. Por ello surge el branded content, el que para muchos supone el futuro de la publicidad.

El branded contentno se conforma con incluir la marca en contenidos ajenos sino que tiene como reto la creación de contenido propio que atraiga por si solo al público. Es el consumidor quien busca acceder a la marca. Esto se logra mediante campañas en las que lo fundamental no es el producto, sino un contenido atractivo que represente cualidades o valores de marcamientras genera valor propio e independiente, multiplicando el número de personas que potencialmente se podrán acercar a él.  Al aproximarse motu proprio es más receptivo a su mensaje y se siente más cómodo.

Los anuncios se convierten en películas rodadas por directores de culto y las empresas ya no patrocinan, sino que crean de la nada, eventos lúdicos, sociales y deportivos. La marca se presenta entonces como un benefactor del público y no como un beneficiario del mismo, mejorando el engagement y creando relaciones estables con un target que pasa entonces a follower. 

Si quieres saber más apúntate a nuestro curso el 25 de septiembre

Sin comentarios.

Deja un comentario

Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Más sobre nuestras cookies