Design Thinking ¿moda o necesidad?

¿Se trata de una moda?

¿Es que ahora todo el mundo puede diseñar?

¿Para que me sirve pensar como un diseñador dentro de mi empresa si me dedico a las finanzas?…

Como todo concepto emergente, el Design Thinking, está causando un cierto desconcierto en algunos profesionales tanto del mundo del diseño como del management.

 Digo emergente, porque parece que en España se le empieza a dar cobertura desde hace unos meses, pero la realidad es que en otros países se lleva acuñando este término en grandes publicaciones, escuelas, empresas e incluso gobiernos desde hace más de cinco años. Y digo desconcierto, por los términos que representa el propio concepto en si, “Pensamiento de Diseño”, que deja entrever que todos debemos pensar como diseñadores. Suponiendo que habrá que elegir entre gráficos, industriales, de moda, interioristas…

 Definiciones a parte, me gusta pensar que el Diseño es un concepto mucho más amplio. Si nos vamos a la esencia de lo que representa podríamos decir que la acción de diseñar consiste en “dar sentido a las cosas” y para eso lo importante es entender y comprender a las personas.

 Por tanto,  podemos diseñar planes de negocio, estrategias de fidelización, políticas medioambientales, la próxima vacuna contra el sida y todo lo que imaginemos en esta línea sin necesidad, a priori, de habernos formado en una escuela de diseño.

 El Design Thinking para mi es una actitud con la que enfrentarte a la vida, a los problemas, a los retos. Una actitud que combina el pensamiento creativo necesario para imaginar nuevas posibilidades que hasta ahora no te habías planteado con el pensamiento racional, que se encargará  de acercarte a la realidad. Capacidad para asumir riesgos y capacidad para evaluar las opciones.  Ejemplos de como se enfrentaban a sus proyectos Leonardo da Vinci o Thomas Alba Edison sin ir más lejos.

Formalmente implica muchas más cosas, pero fundamentalmente se presenta como una opción válida y necesaria para ayudar a crear valor e innovar en estos momentos donde los cambios se suceden a ritmos exponenciales y la incertidumbre parece englobarlo todo. Un cambio de entender la innovación como un suceso a entenderla como un proceso.

 Los profesionales de hoy en día, pertenezcan al sector que pertenezcan, deberían reinventar su gestión si quieren de verdad ofrecer propuestas interesantes, capaces de generar valor a sus clientes, a la sociedad y a sus propias compañías. Y para ello que mejor que cambiar la actitud.

 

Carmen Bustos,

Ponente de Audentia del curso de “Design Thinking: think out of the box” del próximo 15 de noviembre

Si te interesa este curso puede ver el programa pinchando aquí

 

 

Una respuesta to “Design Thinking ¿moda o necesidad?”